BLOG

Información que queremos compartir contigo

Valio impulsa nuevo Canal de Denuncias Anónimas

Hablar de corrupción en entidades públicas no es algo que se considere nuevo. Se habla de un fenómeno que ha permeado todas las esferas de la sociedad nacional y mundial y que, hace décadas, también se ha instalado en el sector privado.

Si bien muchas veces la atención se ha puesto en casos más bien del sector público, la corrupción en el ámbito privado -en términos generales- deja pérdidas por mucho más de lo que se imagina. Según la Transparency International (TI), organización no gubernamental que vela por el buen funcionamiento de las corporaciones y promueve medidas contra crímenes corporativos y corrupción, hay un costo anual por corrupción que oscila entre US$1 y US$ 1.6 trilllones. Dicha cifra incluye actos como el soborno, fraude, comercio ilegal y lavado de dinero. Si tomamos ese número y lo medimos versus inversiones y gastos millonarios en causas positivas, vemos cómo la cifra se hace aún más inmensa. Como el Programa Mundial de Alimentación (US$3.72 billones), Metas de Desarrollo del Milenio de Naciones Unidas (US$60 billones) o el Fondo Destinado a la Reconstrucción de Haití (US$11 billones). Pero, ¿qué promueve la corrupción? La aceptación de la corrupción como un hecho normal y no tan condenable son los motivos principales de que hoy estemos lejos de poder erradicarla. Según especialistas este es un problema que no sólo ocurre en Chile, y que como nación, estamos dentro del promedio de la Región en cuanto a corrupción. Algo aún más grave si pensamos que Chile es visto como un país en ascenso. ¿Por qué pasa esto? Según José Ugaz, exmiembro de la TI, en Latinoamérica estamos acostumbrándonos a la corrupción. Y que la corrupción se debe en gran parte a la forma y al ambiente en el que siempre se han hecho los negocios en esta parte del mundo. “Muchas empresas están acostumbradas a cargar a sus costos pagos a funcionarios, financiamiento de campañas políticas y hasta cuotas a extorsionadores; es la realidad de la región”, dice. Si bien hay métodos y políticas de empresas que son castigables, hay que ver cuáles son los principales problemas que hoy están afectando la integridad de las empresas y entidades privadas. Estas son: • Soborno: Comprende todo tipo de ofrecimiento, regalo, comisiones o el uso de otras vías o caminos para otorgar beneficios inapropiados a clientes, representantes, contratistas, proveedores o empleados de los mismos. • Fraude: Según la encuesta Fraude y Corrupción de Chile, una de cada tres empresas fue víctima de fraude. Hecho que se agrava al tener como consecuencia del ilícito, incremento en el costo de operación, pérdida de confianza entre los empleados y daños a la imagen de la empresa. • Conflictos de Interés: Surgen cuando un miembro de una organización debe tomar una decisión que podría afectar sus intereses privados, lo que podría influir indebidamente en su conducta regular. En consecuencia, desde el año 2009 entró en vigor la Ley de Responsabilidad Penal de las Personas Jurídicas, la que vela por hacer efectiva la responsabilidad de las personas jurídicas por los delitos que cometen quienes cumplen funciones de relevancia al interior de las empresas. Aquello permite responsabilizar a dichas personas jurídicas de delitos que tienen connotación internacional (soborno, terrorismo y lavado de dinero). Todo lo anterior con el objetivo de que las empresas adopten medidas de autorregulación. La Ley 20.393 es aplicable a personas jurídicas de derecho privado con y sin fines de lucro y a las empresas de Estado. Las sanciones van desde multas en casos pequeños hasta disolución de la empresa en casos mayores. Para luchar contrala corrupción en el sector privado se requiere de sus principales actores. Se deben seguir adoptando programas anticorrupción que se discutan desde los directorios. Dichos programas deben empezar por saber el significado de la palabra corrupción: qué actos comprende. Luego de aquello se puede extender esa información a toda empresa y hacer responsables a todos sus miembros. Nuevo Canal de Denuncias Para prevenir que estos problemas afecten a las empresas, Valio creó un canal de denuncias anónimo, confidencial y seguro. De rápida implementación, difusión y acorde a todo tipo de organizaciones con el fin de atenuar las sanciones. Este canal permitirá que sus empleados, clientes y proveedores puedan informar fraudes y situaciones anómalas que ocurran dentro del ámbito laboral. Asimismo, permitirá también al Encargado de Prevención (EDP) de la empresa, hacer seguimiento e investigación de estas denuncias coordinando las actividades a desarrollar para verificar la efectividad de los hechos denunciados y determinar quiénes son los presuntos responsables. Adicionalmente, el EDP, deberá asistir permanentemente al denunciante, en todos los aspectos que digan relación con su debido resguardo y protección. Si bien el canal se creó de forma anónima, dicho departamento también recibe denuncias con nombre y apellido, todo con el fin de que el que quiera quejarse o informar sobre cualquier tipo de anomalía pueda hacerlo cuando quiera. Si bien se cree que la mayoría de las denuncias sí entrarán dentro de los “Anónimos”, una denuncia hecha con nombre y apellido toma aún más relevancia ya que hay una persona atrás que la respalda.

#Noticias

Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • LinkedIn Social Icon
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square